Escuela de Verano 2015

afiche UdeC_escuela verano

“Aguas desbordadas: responsabilidad y futuro”

  Del 5 al 23 de enero de 2015

El título de la Escuela de Verano 2015, Aguas desbordadas: responsabilidad y futuro, deja abierta la posibilidad de perspectivas y sentidos diversos, los que irán surgiendo en la medida en que las distintas áreas disciplinarias que configuran la Universidad de Concepción acojan esta invitación a pensar, sentir, dialogar e incidir en la discusión actual sobre el destino humano que fluye incesantemente ligado a las posibilidades que emergen desde las aguas.

Destacamos, por lo mismo, algunos de los sentidos que subyacen tras el título de esta Escuela de Verano. La primera parte del título, “Aguas desbordadas”, envía a la fuerza superadora de límites inherente al elemento agua, pero también sugiere un desplazamiento en el propio quehacer de las disciplinas, interpeladas, en esta ocasión, al intercambio de saberes y experiencias, así como también a reflexionar sobre los problemas políticos, sociales, jurídicos, éticos, entre otros, relacionados con el porvenir de(l) agua en el contexto de un mundo tecnologizado y globalizado.

La segunda parte del título, responsabilidad y futuro, señala una vía de orientación para que los académicos y académicas, creadores de la comunidad de pensamiento que es la Universidad de Concepción, articulen su participación en esta Escuela de Verano. Una provocación, sin duda, para pensar con el otro, de manera desinteresada y libre, a partir de un tema prioritario en un país marcado por las potencias, los imaginarios y los dones que residen en el agua.

Una oportunidad también para responder con responsabilidad, sobre la base del deseo de memoria y los sueños de futuro que sostienen la idea misma de universidad, a quienes nos precedieron y a quienes no han nacido todavía acerca de nuestro compromiso con los benignos territorios del agua. Encuentro creador entre la memoria viva de la tradición y los sueños del porvenir: ese es tal vez uno de los tesoros que mejor define a la Universidad de Concepción.

Ese tesoro lo volvemos a compartir hospitalariamente con la región y el país. Esperemos que su fulgor, multiplicado en los espejos de agua, ennoblezca aún más el trabajo de nuestra comunidad universitaria y dibuje caminos para la defensa y la intensificación de la vida.